jueves, 10 de septiembre de 2020

Paula Labra: "Un Dragón" (Extraído de "Demasiadas Vidas Bailando Juntas", 2020).





UN DRAGÓN.

 

                                                                            “Corría a tu casa a esconderme de la gente  

                                                                                                            y tú me consolabas con una gran taza de  …  

                                                                                                                  Desde que me mudé de país, ningún té fue tan dulce” .                  

P.L



A veces eras un enorme colchón, atento y sereno, con el sonido pegajoso de los buenos recuerdos; otras, un impetuoso carrusel, con el caballo real atornillado en el pecho y el pelo crecido para amarrarme y tentarme.

 

También eras pequeño, como una gota de agua que huyó de la tormenta porque su destino era otro, porque prefería estar en los labios y no en el suelo, porque deseabas los besos y no brotar en un lugar extraño, con piedras en las raíces y arena en los ojos.

 

Eras transparente, oruga temerosa, silenciosa, lenta descomponedora de la mala tierra, descomponedora de la saliva amarga que quemaba los rosales.

 

Y torturabas mis pensamientos cuando te alejabas, cuando no caminabas en mis manos, cuando no existían las confidencias ni las cosquillas, cuando te convertías en un ser humano y tenía que compartirte. Eras fiesta, muchas veces. Y el cumpleaños de todo el vecindario. Eras confeti, helados de todos los sabores. Eras música, pero jamás el invitado.

 

Nadie conocía tu secreto. Sólo yo.

 

Yo, que te acompañaba a tu refugio cuando el verano se hacía insoportable, cuando prendía tu lengua y te hacía vomitar.

Sólo yo recogía el cansancio de tus pies y lo guardaba en mi bolso y te secaba las lágrimas, cuando nadie se atrevía, cuando nadie se quedaba a tu lado para mecerte.


Sólo yo soportaba el sudor de tu casa cuando me dedicaba a pintar las paredes, a pulir el moho del techo y arropar a las ventanas que tus visitas nocturnas dejaban abiertas.


Sabía que temías a la soledad, a la soledad de ser el único de tu especie, a la soledad de extinguirte inevitablemente… Por no encontrar a alguien con tu mismo olor, para reproducirte.


Y teñía mi cabeza de brasa para acompañarte, para pertenecerte, para decirte que quizás yo también era un dragón diferenteY tú no te habías dado cuenta.


Sólo yo podía cargar con un pedazo de tu alma y comprender tus versos, sin agotarme. Y ser antorcha, ser carrusel, ser oruga, ser fiesta, ser tu eterna compañera de serenatas.


Y tú, tú me mirabas caminar en tacones con mi maquillaje a cuestas. Y tratabas de imitar mis pasos y mis gestos, pero tu memoria tristemente se afiebraba y te dormías.


Entonces, me quedaba a humedecer tu frente, a ahuyentar las jaurías de lobos que te llamaban desde la calle y a cubrir tus pestañas con puntitos de escarcha, para que sonrieras cuando la mañana te abriera los párpados. 


Con el rostro mustio y el pelo revuelto, te llevaba el desayuno a la cama e intentaba que me reconocieras, nuevamente… Que concentraras tu paciencia en mi voluntad.


Y haciendo remolinos en el aire, con mis manos y con mis muñecas, celebraba tu amanecer mientras el aroma a pan tostado nos envolvía… Y tiernamente, nos reconfortaba.






Julio Faúndez Herrera: "¡El amor es ese monstruo que todos llevamos dentro!" (Extraído de "Bulevar Venus").



Julio Faúndez Herrera: "¿Qué sientes cuando prendes tu cuerpo como aceite?" (Extraído de "Bulevar Venus")



¿Qué sientes cuando prendes tu cuerpo como aceite?          

                                                                                                                                                                                          
¿Qué sientes cuando prendes tu cuerpo como aceite?
¿Qué sientes cuando caen los botones de tu ropa
                                                                    y te desnudas
                                                                                      a la luz de la luna?
¿Qué invocas
                    cuando asaltas la penumbra
y te masturbas
                      al amanecer
                                       entre cuartos azulados?

Por buscar en lo que dejas a pedir de boca
por pensar tu cuerpo en la piel de los extraños

¿De qué sabor es la sangre que se acumula en tus senos?
¿Cuántos son los nombres de los sujetos que recalan en tu grupa?
¿De qué color son los quejidos que encarcelan tus oídos?
¿Qué sientes cuando lames los tatuajes
                                               de insolentes sementales que te irruman?

Y pasan hombres
                         y demonios
                                        y agujeros como elásticas mujeres
y los sábados se transforman en dantescos
                                                           elefantes
que atormentan mi cabeza
                                       con insomnios 
                                                            y pisadas
                                                                           y estocadas genitales

¿Qué sueñas cuando quemas tus labios con esperma?
¿Qué ruegas cuando hay besos oscuros
                                                  que trepan
                                                         como arañas
                                                                sobre tu monte de Venus?
¿Qué ocultas al debatirte entre los bordes de la vida y de la muerte?    ¿Qué has visto en los espejos si despegas marimachos de tu vulva?

¿Qué es la piel o el amor?
                                        ¿Qué es lo tórrido del sexo?
¡Qué sabes de todo! ¡Qué sabes de nada!
                                        ¿De qué te vistes en la mansedumbre?

Yo sé de lo que eres capaz

Sobre los árboles
                        bajo el arco del neón reverdecido
en los taxis de ventanas empañadas:
Squirting
             sado
                  dildo, remolinos
turca, greca
               francesa
                         americana

Yo sé de lo que eres capaz

Yo sé de aquellos horrendos hoteles como siglos
donde felas entre pelos
del sudor
               del delirio
                            de los penes erectos que te abren
al calor de tus entrañas
                                  al rugido gigantesco de tu clítoris

¿Qué sientes cuando prendes tu cuerpo como aceite?
¿Qué sientes cuando prendes y fornicas
                                                       en el fondo
                                                                                de mi mente retorcida?

Extraído de "Bulevar Venus", Marzo 2020

Julio Faúndez Herrera: "Duelo y Melancolía" (Extraído de "Bulevar Venus").




Duelo y melancolía



Solo el diablo conoce el secreto de las palabras de amor.
Solo el diablo es capaz de entrar en tus oídos
                                                          hasta volverse hermoso
                                                                           como un príncipe a caballo
solo el diablo sabe cuando tocarte el corazón
porque arde
                  porque entiende de esa fiebre que deliras
                                                                           al deseo inmensurable de su encanto

Solo el diablo conoce de ese licor que cautiva a las bestias
de esa miel delicada
                          que cae
                                  a lentos, a espesos goterones prendidos por la luna
solo el diablo acostumbra de palabras que atraviesan los océanos del tiempo
porque arde
         porque entiende lo que ocultas 
                                                       en la euforia de la turba:
Y tú escuchas
        mientras sueñas y atesoras en tu pecho la pasión de los amantes
y tú oyes
        mientras callas y presumes en tu cuerpo ese alarido de palomas explosivas
y yo
        que por supuesto soy narcisista y tabacómano y lunático
y yo
        que por supuesto soy un desastre, un recuento
                                                                         en la historia perfumada de tu vida

Yo ya no tengo esa llave
                                            ni esa esperanza ni la fortuna
yo ya no tengo esa llave, amor
                                                         pero te sufro
en este duelo de poemas y metáforas amargas
cuando retorno a tu recuerdo
                                                         como un espejo que se triza
maldiciendo ciudades
                               que corren
                                             con vigor y con angustia
        ante la noche que se vierte y que florece
                                                                          como un río de sustancias amarillas

Pero te sufro
                         sediento de tu boca
con estricta reserva 
                         y por cada instante que me habita
bordeando los rincones de este cuarto abandonado
hasta incendiarme
                                 entre las sombras
                                                     como un vampiro reduciéndose a cenizas
                      
Solo el diablo se acerca desde lejos
                                                     y te halaga con sus ojos
                                                                                    y te envuelve entre sus brazos:
Solo el diablo conoce el secreto de las palabras de amor.
Solo el diablo sabe cuando robarte el corazón.


Extraído de "Bulevar Venus" (2019), Julio Faúndez Herrera.

Julio Faúndez Herrera: "Spleen de Santiago" (Extraído de "Estilo y Destrucción", Golden Remix 2022)



Spleen de Santiago

*1998

 

Tengo estos zapatos que me pesan todos los huesos de un laberinto

cargo entre las ropas un corazón de tristes toneladas

no soy, no encajo

                              tal vez la elegancia sea un pésimo negocio

y es que voy

                 por el circo amargo de este mundo

                                       doliéndome de nombres y testículos y semanas

 

Durante preguntas de profundas galerías

mediante pupilas que ruedan de un momento a otro

proclive

               a esa especie de melancolía que padece de gigantismos

salgo, entro

bebo el champagne de bares efervescidos

indago en habitantes de aeropuerto

almuerzo entre postizos Jesucristos

y visito eventos

                        de familias podridas hasta las entrañas

donde brindo 

                        junto a un cáliz vacío

                                                      por la decadencia del mundo

 

Entonces    

                vestido como un personaje de fiesta

                                                               y fumando con estilo importados cigarrillos

discuto con psicólogos

                            a los que maldigo

                                                       -cordialmente-

                                       detrás de una sonrisa

 

No obstante, me retiro abrumado

y divagando por la ciudad de casco antiguo

                                          termino encaminado al festivo asalto de las musas:

Monstruos

                 que conspiran en mi contra

y me asedian con narcóticos, delirios

                                                         o esplendores imposibles de alcanzar

 

He intentado de todo

he paseado en taxi

          a lo largo de esta ciudad que transcurre como un largometraje

he sostenido romances con escandalosas arañas de tugurio

he repartido lamentos y girasoles

                                             sobre las tumbas de toda la poesía contemporánea

y sin embargo

                   hay tantos porvenires que me hablan de naufragios                        

                   y tantos sueños que se queman sin remedio

                   y tantas manos de bolsillos inundadas

que voy

               con el rumbo incierto de mis huesos

                                                cargando este corazón de tristes toneladas.