jueves, 26 de noviembre de 2020

Julio Faúndez Herrera: "¡La Venganza es una Arpía que Rasura su Vulva en Forma de Suástica!" (Extraído de "Bulevar Venus", 2019)


¡La Venganza es una arpía que rasura su vulva 
en forma de suástica!

“Cuán grave es la malicia del pecado, 
cuán violenta la fuerza de un deseo”.

Sor Juana Inés de la Cruz


La venganza es una arpía que rasura su vulva en forma de suástica 
un hada que tiñe sus cabellos turbulentos como el fuego
un ángel que carga su revólver con la pólvora del odio 
un demonio
                     que se cruza sin aviso
                                                          por las calles concedidas en tus sueños

Es ella
            la que salta en paracaídas
                                                         y golpea a tu puerta sin ser invitada
la que ocupa un impermeable 
                                                         y te aborda en las esquinas 
la que espía entre las sombras detrás de una persiana

Es ella
            la que rompe su crisálida
                                                         y depreda a sus amantes
la que escupe tu foto en su mente irrumpida por las fieras
la que pinta sus uñas del mismo color de la furia
si el amor es desengaño
                                      que ahora hierve
                                                                  en cada surco de sus venas

Y tu corazón entonces despierta, solo
                                                             en medio de la noche
                                                                                                con las manos en la boca
galopando hacia un abismo sin preguntas o respuestas 
y tu corazón entonces despierta 
                                          ¡Pobre! 
                                               Absorbiendo lo obscuro
                                                     entregado a lo inminente de ese infierno que se acerca

Desconfía de ese instante en que ella no lamente tu nombre 
-desconfía-
                 si tu suerte es frágil
                                                 porque hablamos del revés de la moneda
la pasión también se enferma de celdas y penumbras
-recuerda-
                 ¡Nunca serás libre si no encubres cada marca de tus huellas!


Por tanto, deja
                   simplemente deja
                                 que desate su lengua dolorosa
                                                        y con gafas oscuras enlode tu honra de oreja en oreja

Deja
        que especule el domicilio de tus ojos
y reniegue de tus besos
                                      y maldiga tu existencia hasta el final de la tierra

Deja
         -no hay conjuro o amuleto que te salven de su encono-
aunque tengas excusas
                                      o te veas de rodillas 
                                                                       y por ende te arrepientas

Deja
         que alucine
                           y que baile desnuda sobre el banquete de todas tus derrotas 
y se piense hermosa
                                 ante su espejo de profesora sola y triste
                                                                                                 y avinagrada
                                                                                                                      y anoréxica. 

martes, 3 de noviembre de 2020

Paula Labra: "Mi niña" (Extraído de "Demasiadas Vidas Bailando Juntas", 2020).



MI NIÑA.

Todos los dolores pasan … 

Siempre asoma uno más fuerte 

que devora al anterior. 


Cuando llegaste, por fin… Eras tan rosada y de boca mullida. No podía creer que habías nacido de mí, que te habías dibujado dentro de mí.

Yo, que tenía el ceño fruncido desde la niñez y, a pesar de todos mis intentos por sosegar mi ánimo, no lo había logrado. 

Y tú llegabas, con la piel transparente y tu boca mullida, anunciando que había una posibilidad de paz para mi ceño encolerizado.

Tus dedos eran largos, finos, como los de mi padre, como los de mis hermanas, como los míos. Fuiste de todos por un segundo. Pero cuando tus dedos apretaron mi dedo pulgar, ya no quise compartirte.

Tampoco quise compartir la pena cuando decidiste dejarme. 

Tampoco quise compartir mis sueños, en los que te imagino creciendo alocada con vestidos vaporosos y con sombreros. 

Y vamos juntas a las compras...  Y bautizamos de esperanza a todos los perros y gatos que olfatean el aire, con sus estómagos vacíos...  Y nos llenamos de pestañas los ojos... Para mirarnos sin parpadear... Para nunca perdernos.

Por años no te he compartido con nadie porque tú y yo somos suficientes. 

Porque no necesitamos de nadie que nos diga que debemos continuar y dejarnos atrás. Porque, en secreto y dormida, tengo tu olor y ese vestido blanco de hilo suave que mandé a tejer para ti, para celebrarte cuando aprendieras a leer.

Todo lo demás lo regalé, pero ese vestido está muy doblado, escondido al final de mi desgracia. Esperando que aparezcas un día musitando… Y leas algo en mi oído.