jueves, 26 de noviembre de 2020

Julio Faúndez Herrera: "¡La Venganza es una Arpía que Rasura su Vulva en Forma de Suástica!" (Extraído de "Bulevar Venus", 2020)


¡La Venganza es una arpía que rasura su vulva 
en forma de suástica!

“Cuán grave es la malicia del pecado, 
cuán violenta la fuerza de un deseo”.

Sor Juana Inés de la Cruz


La venganza es una arpía que rasura su vagina en forma de suástica 
un hada que tiñe sus cabellos turbulentos como el fuego
un ángel que carga su revólver con la pólvora del odio 
un demonio
                   que se cruza sin aviso
                                                       por las calles impensadas de tus sueños

Es ella
            la que salta en paracaídas
                                                      y golpea a tu puerta sin ser invitada
la que ocupa un impermeable y te aguarda en las esquinas 
la que espía entre las sombras detrás de una persiana

Es ella
            la que rompe su crisálida
                                                    y depreda a sus amantes
la que escupe tu foto en su mente irrumpida por las fieras
la que pinta sus uñas del mismo color de la furia
si el amor es un engaño
                                      que ahora hierve
                                                                  en cada surco de sus venas

Y tu corazón entonces despierta, solo
                                                             en medio de la noche
                                                                                                con las manos en la boca
galopando hacia un abismo sin preguntas o respuestas 
y tu corazón entonces despierta 
                                          ¡Pobre! 
                                               Absorbiendo lo obscuro
                                                     entregado a lo inminente de ese infierno que se acerca

Desconfía de ese instante en que ella no lamente tu nombre 
desconfía
                 si tu suerte es frágil
                                                 porque hablamos del revés de la moneda
la pasión también se enferma de celdas y penumbras
-recuerda-
                 ¡Nunca serás libre si no encubres cada marca de tus huellas!


Por tanto, deja
                   simplemente deja
                                 que desate su lengua dolorosa
                                                        y con gafas oscuras enlode tu honra de oreja en oreja

Deja
        que especule el domicilio de tus ojos
y reniegue de tus besos
                                      y maldiga tu existencia hasta el final de la tierra

Deja
         -no hay conjuro o amuleto que te salven de su encono-
aunque tengas excusas
                                      o te veas de rodillas 
                                                                       y por ende te arrepientas

Deja
         que alucine
                           y que baile desnuda sobre el banquete de todas tus derrotas 
y se piense hermosa
                                 ante su espejo de profesora sola y triste
                                                                                                 y avinagrada
                                                                                                                      y anoréxica. 

No hay comentarios: