jueves, 31 de diciembre de 2020

Julio Faúndez Herrera: Tristeza y aversión a las casas solas (Extraído de "Estilo y Destrucción", tercera edición, 2020)

 


Diógenes de Sinope


Tristeza y aversión a las casas solas



A mí esta casa no me gusta
a mí esta casa no me quiere

El espejo se triza sin explicación alguna
                                                       las ampolletas revientan sin causa aparente

Esta casa me angustia
                       me angustia con desvelos y agonías
                                            de impensadas puertas que se cierran para siempre

Hay vecinos que discuten con violencia 
                                                        y goteras que prosiguen su caída inexorable
en fin
          un olor a cansancio y a derrota 
                                                             manchando las paredes de un líquido triste

Esta casa no sucede
                                   no rinde frutos

A mí esta casa no me gusta
a mí esta casa no me quiere 
                                                 y ¡No hay caso!
                                                                         ¡No me conformo!

En ocasiones llegan mujeres de visita
mujeres que se sientan, sonríen
                                      y me extienden con orgullo un corazón agusanado
mujeres 
              que recuerdan halagadas al gran amor de su vida
¡Y después me enseñan fotografías de sapos o de príncipes deformes!
Mujeres 
              que de pronto abren sus hermosos ojos verdes 
y se retiran
                 huyendo despavoridas
                 maldiciendo el tiempo perdido o el deterioro psicológico

Esta casa no entiende    
                             no entiende de días repartidos por el suelo 
                                                                                    como hojas de periódico
o de gatos que nunca me dirigen la palabra                                                                                                  o de plantas misteriosas que me absorben el oxígeno

Y aunque organice fiestas primorosas
                                                      o atesore cumplidos en todos los baúles
esta casa no me gusta
                                 porque es una casa vacía:
Una casa ignorada
                                 una casa sombría
una casa extraviada
                                 en la soledad de un país indiferente…
Una casa sin objeto
                                 en un mundo 
                                                   que tampoco me quiere.  


No hay comentarios: